Para buscar lo que necesitéis

Búsqueda personalizada

martes, 30 de octubre de 2012

Ojos Sangrientos para Halloween




Iba con otra idea hacia la cocina para preparar mi receta de Halloween DE este año, y al final, como casi siempre, abrí el frigorífico, visualicé lo que había y mi mente culinaria empezó a imaginar. 

Además, os puedo asegurar que tardé menos de media hora en preparar esta receta. Y lo mejor de todo: EL RESULTADO. ¡Quedaron como auténticos ojos! Los hice ayer por la tarde y anoche cuando llegué del gimnasio ya no quedaba ni una pizca de “sangre” para mojar con pan. Al parecer salieron bastante ricos :)

Si no sabéis qué hacer para vuestra cena de Halloween os los recomiendo 100%. Es una receta barata, rápida de hacer, está  muy buena y queda de lujo.


Ingredientes:

  • Champiñones pequeños. Tantos como ojos vayamos a preparar.
  • Huevos cocidos.
  • Sucedáneo de caviar o aceitunas negras (que es lo que yo iba a ponerles pero no me quedaban).
  • Tomate frito o triturado para freír (el que sepáis que vaya a salir más rojo).
  • Cebolla. Mejor si es roja para que siga dando color a la sangre.
  • Vino tinto.





Preparación:

Primero de todo ponemos a cocer los huevos. Como tenía prisa los puse a máxima potencia:



Mientras tanto puse 3 cebollas pequeñas rojas a freír, cortadas en juliana, con una pizca de sal:



Cuando estaban ya doraditas les añadí un chorrico de vino tinto para que fueran cogiendo color:




Después añadí el tomate (en mi caso era tomate triturado de bote), lo freí con una cucharadita de azúcar para rebajar la acidez, y añadí otro chorrico de vino tinto. Reservé ya en un plato preparado para colocar encima los ojos:



Cuando ya estuvieron los huevos cocidos, y para cortarles la cocción de golpe, preparé un bol con agua fría y hielo, los saqué del cazo y los metí a enfriar dos minutos.

Mientras pelé los champiñones, les quité el tallo, los puse con el agujero hacia arriba, una rayita de aceite de oliva, una pizquita de sal y al microondas dos minuto:





A la vez que se hacían los champiñones, pelé los huevos sin problemas. 

Ahora tocaba el turno de montar el plato:



Os hice fotos de los detalles para que podáis apreciarlo bien. 



Le fui quitando el culo a los huevos y lo metí en el hueco del champiñón:



Luego al huevo que metí le hice un agujerito para poner ahí el sucedáneo de caviar:




Y ya tenía listo el primer ojo. Así fui uno a uno. Rápido y sencillo.
Por último los coloqué todos encima de la sangre y los ensucié un poco con ella para que se vieran sangrientos:






Y ya está. Los metí a la nevera cuando enfriaron y lo dicho. ¡Cuando llegué no quedaba ni uno! El tomatico frito salió espectacular con el toque del vino tinto. 

¡Espero haberos servido de ayuda para vuestra cena de Halloween!
¡UN ABRAZO!